¡Se me ha caído un implante!

Doctor, ¡se me ha caído un implante!
Si un dentista que realiza tratamientos de implantología dental no ha recibido una llamada así en su vida, es que no coloca suficientes implantes. Hay veces que de hecho ni siquiera tiene que ver con realizar o no el acto de colocar implantes como ya vereis.
Es curioso que con la cantidad de implantes dentales que se han colocado hasta la fecha en el mundo, todavía muchos pacientes no tengan idea del aspecto que tiene un implante dental y que cuando "algo metálico" sale de su boca automáticamente piensen que es un implante.

Esta entrada tiene que ver con la llamada de alarma que me hizo una paciente (una persona fantástica, por cierto) que me hizo un lunes. Tres semanas después de realizar un tratamiento de implantes, con colocación de los dientes temporales el mismo día de la intervención, me llama diciendo que está muy preocupada porque cree que se le ha caído un implante. Le pregunto por el tamaño del implante y la tranquilizo, no es el implante casi seguro, pero la quiero ver. Cuando viene me trae en la mano un pilar de implante. En ese mismo instante se me ocurrió esta entrada. Es curioso pensar que, a pesar de todo, el lenguaje de los dentistas sigue siendo complejo y carente de sentido para nuestros pacientes.
Así que con la ayuda de Coco os voy a enseñar lo que es un implante, un pilar de prótesis definitiva, un pilar de cicatrización, un tapón de cierre de implante y cosas que no son implantes, pero que algunos llaman implantes.
¿A quién no le ha enseñado nada Coco (Grover en los USA o Archibaldo en Mexico)? A mí me enseñó muchas cosas sencillas y ésta lo es.

A pesar de que muchas cosas metálicas que hay en la boca no son implantes, si algo metálico se sale de vuestra boca os sigo recomendando que visiteis a vuestro dentista. Estas pequeñas complicaciones se solucionan rápido si acudís con prontitud al dentista, si no hacéis esa visita puede ser que después haya que dar pasos extra durante vuestro tratamiento.

Lo primero, el protagonista, el implante. Los implantes son generalmente de una aleación de titanio. Tienen una rosca externa la mayoría y una rosca interna donde atornillaremos los dientes que dentista y técnico de prótesis fabrican en equipo. Por tanto, lo que atornillamos en el implante son tapones de cierre para proteger esta parte del implante, como los tapones planos de cierre, pilares de cicatrización que generalmente son cilíndricos o pilares de prótesis definitivos.

Los tapones planos se ponen tras la cirugía de implantes en que deseamos cubrir el implante con la encía de nuevo. En estos casos hay veces que el tapón se expone y se puede aflojar, esto produce que el tapón se caiga, pero esto no es el implante. ¡Falsa alarma!

 En otras ocasiones durante la cirugía se coloca un pilar de cicatrización. Estos pilares sobresalen del nivel de la encía y permiten que la encía cicatrice alrededor de ellos, de modo que ya no habrá que
hacer ninguna otra cirugía para acceder a la rosca interna del implante.

Otras veces lo que se afloja es un tornillo de algún elemento de nuestras prótesis. No es el implante, son mucho más pequeños.


 En otras ocasiones se cae tornillo y corona, esto no es frecuente ya que cualquiera percibe que tiene algo flojo en la boca y acude al dentista antes de que se caiga la corona atornillada a él.


 Hay ocasiones en que el dentista puede dejar un pilar definitivo de prótesis que después será la base de una corona, o funda, en la boca. Con una corona provisional o sin ella. Estos pilares pueden aflojarse y caerse si no se aprietan con su torque máximo. No se preocupen. ¡No es el implante!


Por último, hay ocasiones en que alguien me dice que se le ha caído un implante a pesar de que nunca han recibido ningún tratamiento de implantes. Es curioso pero más de una persona confunde los postes y pernos roscados que se colocan dentro de los conductos de la raíz del diente con implantes. Cuando uno de estos se "cae" suele ser por dos razones muy típicas, una es por caries muy extendida alrededor este tipo de restauraciones o por fractura radicular, en estos casos lo que se pensaba que era un implante no lo era, pero acabará convirtiendose en uno porque casi la única solución es la extracción y la colocación de un implante dental.


Así que con éstas me despido de vosotros hasta Septiembre. Un abrazo a todos y disfrutad del verano, o del invierno los que me leeis desde el hemisferio sur.



Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Ver Entradas Antiguas...
/