Mi dentista se va de viaje... Conferencias, congresos y mucho trabajo.

Hola a todos,
He estado otra vez mucho tiempo sin escribir nada en este pequeño blog de divulgación odontológica. La verdad es que han sido 5 meses desde la última entrada, pero es que a mí me han parecido 3 semanas. Desde mi última entrada he tenido una dura temporada de cursos y conferencias que he impartido, cursos de los que he sido responsable para el Colegio de Dentistas de Bizkaia y congresos a los que he ido. Hemos organizado un curso de 3 días junto a mi amigo August Bruguera, dado 3 conferencias en distintos sitios de Madrid, en Bilbao y en Brasil, estado en 3 cursos del colegio de Dentistas de Bizkaia de los que me había encargado y atendido cursos para dentistas y técnicos en Barcelona. Como uno de encerado en Barcelona con Tininha Gomes de Brasil de una semana o uno de cerámicas de Jungo Endo de Japón, un auténtico genio. Y además un congreso en Brasil. Vamos, ¡que no paramos!
Hace menos de una semana un colega de profesión de Madrid, donde iba a dar comienzo una conferencia mía sobre alargamientos coronarios (no tiene que ver nada con las coronarias del corazón, por si algún profano se lo pregunta; si no que es un modo de aumentar el tamaño de los dientes) me dijo que seguía mi blog. Me hizo mucha ilusión la verdad. Así que me propuse ponerme a la tarea de escribir una nueva entrada en el blog.

Me puse a pensar sobre el hecho de que mis pacientes aceptan de buen grado que esté ausente para formarme o formar a otros colegas. Y la verdad es que es de agradecer. Existen personas, una minoría, que piensan que su dentista debe estar permanentemente metidos en su consultorio para atender sus necesidades cualquiera que sea la hora o el día. No piensan que debemos hacer formación continuada, que las técnicas y conceptos evolucionan con velocidad y que debemos estar al día. Pero por suerte son muy pocos, y es que los dentistas deben salir de la consulta para airearse un poco, física y mentalmente. Esta es una profesión muy solitaria y es siempre interesante ir a cursos y congresos para compartir con colegas conocimientos y experiencias, incluso cuando soy yo el que doy un curso o una conferencia aprendo cosas. Estamos en contínua evolución y, sinceramente, de poco me sirve ya la base que aprendí en la universidad, ha quedado sepultado bajo capas y capas de conocimiento acaparado en postgrados, cursos, conversaciones y lecturas dentales, mucha lectura.

Recientemente me fui a dar un par de conferencias a Brasil con el apoyo de mi amigo Nelson Massing, un joven y gran dentista de Passo Fundo, para el centro de postgrado CEOM en Passo Fundo (RS) y para la inauguración del laboratorio Prodent de Cascavel (PR) donde tuve el placer de hablar después de Christian Coachman, un dentista-técnico de prótesis-conferenciante de Brasil que está llevando la planificación dental a otro nivel. Después de dos días de turismo por Río de Janeiro fuimos a Florianópolis al Congreso de la Revista Clínica. Cuando digo que he estado en Brasil algunos pacientes me dicen que el congreso es una excusa para ir a Brasil de turismo y la verdad es que hicimos 2 días de turismo geniales, el resto estuvimos aprendiendo y conociendo a otros colegas que nos transmitieron nuevas ideas y diferentes enfoques, y realmente mereció la pena ir. Luiz Narciso Baratieri organiza un congreso cada 3 años al que merece la pena ir. Los conferenciantes brasileiros estuvieron fantásticos, gente como Sillas Duarte, Ronaldo Hirata, Sidney Kina, Victor Clavijo, "Los Marcelos" o Mauricio Watanabe nos encantaron y los conferenciantes europeos como Magne, Fradeani, Mangani, Putignano y otros mantuvieron el nivel ante el show brasileiro.

Por cierto, aquí se me ve junto a un amigo, Newton Cardoso de São Paulo, que es un verdadero artista.
Estoy seguro que en 2016 volveremos a ir a Brasil a disfrutar con nuestros amigos brasileiros y latinoamericanos en general.
Volvimos hace una semana y casi no me dió tiempo a deshacer la maleta porque al de dos días fui a Madrid a dar esa conferencia de la que hablaba al principio y por desgracia se fue la luz del Colegio de Dentistas de Madrid. Fue una pena, pero al mismo tiempo fue entretenido, se montó un turno de preguntas y respuestas genial, algunos doctores asistentes fueron participativos y hubo un diálogo enriquecedor. Muchas veces las conversaciones durante los cursos y congresos son tan importantes como las conferencias en sí mismas.

A los no-dentistas que me lean que sepan que no todo es fiesta. Que la formación continuada es vital para que su dentista les dé el mejor tratamiento posible en el momento en que se lo realiza. Para los dentistas mi mensaje es que sigan yendo a cursos, que no vale con lo que sabíamos ayer, que mañana habrá algo nuevo que puede ser interesante de aplicar.

Un saludo a todos,
Jon Gurrea

Minutos antes de que se apagaran las luces...


Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Ver Entradas Antiguas...
/