Carillas y otras restauraciones parciales, o por qué cuanto más diente mejor. Parte 1.

Hola a todos,
La verdad es que esta vez me he pasado un buen tiempo sin escribir. Pero es que estaba seco, no sabía que contar. Hasta que me he dado cuenta de que ya que estamos en la senda de la odontología conservadora, de la odontología que trata de respetar el diente os tengo que escribir sobre las carillas y otras restauraciones parciales (que no recubren todo el diente) que están por fín más en boga que hace unos años.
La verdad es que aprovecho que estoy enfermo hoy para sacar algo de tiempo y poder poner al día mi blog. Y soltar mis opiniones, siempre son opiniones y nunca he querido que fueran algo más, sobre odontología.
La imagen de la izquierda simularía una restauración parcial mientras que la de la derecha simularía una corona de recubrimiento total. Las segundas son las que se hacen dejando el diente bien pequeño.

La verdad es que lo que voy a escribir no es nada nuevo, "pegar" cerámica a dientes es algo que se lleva pudiendo hacer de modo más o menos permamente desde los años 80. Pero por algun motivo sigue siendo la excepción y no la regla el hacer restauraciones cerámicas adheridas al diente y no retenidas.

Veréis, la diferencia es muy grande. Una restauración convencional, es decir, una corona o funda, depende principalmente de la retención. La retención es lo que hace que las fundas sean estables. Para ello debemos tallar, o recortar, suficiente estructura para que la corona quepa, es decir que hay que reducir el diente bastante porque una corona tiene una dimensiones mínimas que debemos respetar.


Si tallamos menos no va a caber la corona y si tallamos mucho más la retención se puede resentir. Lo siguiente es que la retención depende del ángulo de convergencia de las paredes del diente tallado. Este ángulo idealmente debe ser de entre 6º y 12º, que es casi como decir que las paredes sean paralelas, y hay que ser muy bueno para tallar con menos de 12º de convergencia. No queremos que sean totalmente paralelas porque si no la restauración podría no llegar a asentar bien. Además este tronco de cono esquemático que es el diente tallado debe tener ese ángulo especialmente en dientes muy cortos para que no se puedan salir con facilidad las coronas, es decir, y para ser redundantes, para tener retención.

Si el diente es muy corto y tallamos muy mal, es casi imposible que esa corona se retenga.

Por lo tanto no hay que ser un hacha para darse cuenta de que el tallado de dientes para colocar coronas es bastante agresivo, algunos han llegado a cuantificarlo y dicen que para tallar un diente anterior con la finalidad de colocar una corona hay que eliminar entre el 63% y el 72% de la estructura dental.

Ahora viene la otra alternativa. Las restauraciones que dependen de la adhesión y no de la retención. Desde hace 30 años sabemos que podemos grabar con ácido fluorhídrico la superficie de la cerámica feldespática que usamos para la realización de carillas y desde mucho antes sabemos que podemos grabar la superficie de esmalte y algo después de dentina para unirnos con resinas a la superficie del diente. Los mecanismos por los cuales conseguimos adhesión están logrados y, en el caso de la unión a esmalte, son bastante estables.
Por lo tanto podemos hacer restauraciones que sean "pegadas" al diente. ¿Esto quiere decir que no hay que tallar los dientes? Pues no, quiere decir que podemos tallar poco a nada los dientes, pero siempre debemos entender que las restauraciones deben tener una "via de entrada" y que si no la respetamos, no obtendremos una buena unión o una buena adaptación de la cerámica al diente.
Si tallamos el diente para la colocación de una carilla cerámica tallaremos una media de entre un 3%
y un 30% del diente. Es algo bastante más respetuoso que el tallado de una corona. 
Otro punto a favor es que en la mayoría de los casos las restauraciones como las carillas respetan el esmalte dental, éste es el elemento que mantiene la resistencia del diente natural, cuando eliminamos todo el esmalte, cuando "pelamos el diente" de esa cubierta maravillosa estamos reduciendo en un porcentaje muy importante la resistencia del diente natural. Pensad muy bien qué haceis cada vez que haya que tallar un diente.  

Tallado de carilla Vs Tallado de corona

 Así pues una carilla respeta mucho más la estructura dental sana. Pero, ¿es más resistente? Bueno, aquí entramos en si queremos un complejo diente-restauración más resistente o una restauración por si sola más resistente. 


Una carilla que mide menos de 0.3mm es muy fragil por sí sola, pero una vez adherida al diente es muy resistente.


Las carillas de cerámica son frágiles por si solas, pero una vez pegadas son muy resistentes ya que están fírmemente unidas al diente. Si por ejemplo la adhesión sufriera un importante detrimento, porque hubiera caries por ejemplo, la restauración se rompería o saltaría. Pero el diente sería tratable. En una corona puede existir filtración y caries secundaria y ésta no se caerá. La caries seguirá evolucionando hasta que el diente sea intratable, la corona se caiga y haya que extraer el diente. ¿Se ha roto la restauración? No, la restauración no se ha roto, ¡lo que se ha roto es el diente! La corona durará muchos años en una cajita en el cajón de su mesa de cama.


Dice el gran Sidney Kina, un dentista al que admiro, que las carillas y otras restauraciones parciales son como un fusible. Cuando algo va mal, la restauración se rompe o descementa, nos avisa y protege al diente. La corona no. Es sorprendente la cantidad de pacientes que están dispuestos a aceptar que su diente se ha roto o fracturado o destruido por la caries mientras que muy pocos aceptan que se rompa una restauración de su dentista. 

Finalmente tengo que decir que las carillas no son solo esas atrocidades ultrablancas que veo a veces en la televisión, una restauración cerámica de calidad puede y debe pasar inadvertida.


Su diente es maravilloso mecánicamente, muy superior a las restauraciones que el dentista hace, cuidémoslo entre todos.



Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Ver Entradas Antiguas...
/