¡Todos a la cárcel!

Ese es el título de una película de Luis García Berlanga y es lo que ha pasado esta semana pasada con los fundadores de iDental y los dueños del fondo de inversión Weston Hill Asset Management y unos cuantos sujetos más durante la instrucción por parte de la Audiencia Nacional del caso iDental.
A los dentistas esto ya nos suena y a los no dentistas les empieza a sonar. Y lo hace porque iDental se ha convertido en el mayor problema de salud pública en España de los últimos 20 años con alrededor de 18000 afectados por ahora.
Ayer Televisión Española emitió un reportaje en su programa Informe Semanal sobre la "Estafa de iDental". En el programa aparecían varios de los afectados por esta gigantesca estafa que ha dejado a muchos pacientes sin dinero y sin dientes. Y se trata de explicar este desastre sanitario pero se profundiza poco.
Por si alguien que me lea no sepa de qué hablo voy a tratar de explicar lo que a mí me parece que ha hecho iDental, a los que en una entrada de hace unos años llamé: "los filántropos".

iDental apareció en escena como una empresa que se hacían llamar los "Dentistas con Corazón" y que daban una "Atención dental Social". Y decían que querían facilitar la atención dental a las personas que no podían permitírselo. Para ello anunciaban "subvenciones" para reducir el coste de los tratamientos. En este país donde no cabe un tonto más, decir que algo es "social", que se dan subvenciones y que el dentista tiene "corazón" suena genial, porque la visión que el público tiene de mi gremio es muy negativa. En el imaginario público estamos a la altura de los banqueros o de los abogados, es decir, se nos ve como unos seres codiciosos, poco éticos, sádicos y malos por naturaleza, vamos los último de lo último. Así que cuando alguien ofrece precios llamativamente inferiores al precio de mercado inmediatamente debe ser alguien bondadoso que no quiere lucrarse de modo poco ético a costa de sus clientes y les da un precio mucho más "justo" que lo que ofrecen esos desalmados dentistas privados. Tiene corazón, justicia social y subvención. Y ¡ojo! que la administración central (Ministerio de Sanidad) y las administraciones autonómicas (Consejerías de Sanidad) o locales no son ajenas a tales pensamientos, pero seguiré con ellas en otra ocasión.

Resultado de imagen de idental

El caso es que el "modus operandi" de estos artistas de la pista era muy eficaz para obtener dinero de sus pobres pacientes/clientes. Atraían a personas con pocos medios y mucha necesidad de tratamiento dental a sus macroclínicas, incluso llegaban a fletar autobuses para que llegaran a sus clínicas. Allí les examinaban la boca y les hacían un presupuesto, lo del plan de tratamiento ordenado lo dejamos para otro día. Se le enseñaba el presupuesto al paciente, el presupuesto debía preferiblemente incluir la extracción de muchos dientes (o todos los dientes si no era muy escandaloso), la colocación de implantes (y si se quitaban todos los dientes se ponían al menos 4 implantes arriba y 4 implantes abajo) y la colocación de unas prótesis. Se decía al paciente el coste de ese tratamiento, precio inflado, pero que con su situación tenía derecho a una subvención que abarataría el coste, precio final reducido. La subvención no existía, era una rebaja. Es como si yo digo que vendo zapatos sociales, son zapatos de esos que encontramos en los mercados ambulantes, pero le digo a la gente que voy a dar zapatos a toda la gente que tiene dificultades para llegar a fin de mes y que les subvenciono el precio del calzado a las familias menos pudientes porque comparado con unos Fratelli Rossetti para el padre, o las Nike último modelo para el niño yo les doy un precio subvencionado y social. Bueno, pues los precios pre-subvención de iDental estaban inflados incluso con respecto a los precios más altos que podamos ver en el panorama nacional. Si fuera una subvención real los trabajos serían de máxima calidad realizados por los mejores profesionales (tanto dentistas como técnicos de prótesis dental) a precios baratos. Pero lo que daban era una castaña pilonga de tratamiento a precio caro para lo que era, porque era realmente una castaña cuando no era directamente una mutilación dental como la que ha dejado a muchos sin dientes. Es decir, siguiendo con la analogía de los zapatos, han vendido zapatos rotos y sin suela a precios de zapatos baratos que decían que eran como los zapatos buenos y más caros pero con subvención. Es decir un timo.
Para más inri, estos sujetos proponían una financiación a los pacientes y para presionar al paciente y empujar la venta le decían que tenía sólo 2 o 3 días para decidirse porque esas subvenciones tenían un tiempo limitado o podían ir a otros pacientes. El paciente que necesitaba arreglarse la boca firmaba la financiación para pagar el tratamiento e iDental recibía el dinero íntegro antes de comenzar.
No tengo nada en contra de la financiación de tratamientos, nosotros la ofrecemos a nuestros pacientes, el Corte Inglés se lo ofrece a sus clientes, el grupo Volkswagen se la ofrece a sus clientes y es un medio útil de poder pagar cualquier bien o servicio que compremos. Pero es que Clínica Dental Campuzano, el Corte Inglés o el grupo Volkswagen se cuidan de ser responsables y de no correr riesgos que pongan en peligro su existencia. Para que a alguien se le de una financiación (un crédito) las entidades financieras piden unos datos del cliente. Pero las condiciones para que a alguien le den un crédito no eran las que solían reunir los pacientes de iDental. Así que para conseguir financiaciones a toda costa se falsificaban los documentos para pedir esas financiaciones. Y aquí es cuando todo definitivamente se tuerce.
Si se quiere engañar al personal desde el principio con subvenciones inexistentes y además consigues que se les de una financiación a los pacientes por lo que ya tienes todo el dinero del tratamiento antes de empezar, ¿para qué completar el tratamiento? Si ya tienes el dinero puedes hacer partes de tratamiento, pero vas demorando el tratamiento y lo puedes dejar inconcluso. Eso si eres un timador. Un centro médico serio lo que hace es guardar el dinero de las financiaciones para tener liquidez y poder pagar a los proveedores de los servicios y los gastos generales derivados de la realización de ese tratamiento íntegro al final. Así que iDental recibía los ingresos de las financieras, los pacientes empezaban a pagar su tratamiento a plazos e iDental empezaba los tratamientos. Pero iDental iba retrasando el tratamiento y alargando su plazo de ejecución. Ponían implantes y prótesis provisionales pero no las prótesis definitivas. Las prótesis provisionales duraban algún tiempo, pero al final se rompían y al final dejaban a los pacientes sin dientes, con implantes que en algunos casos han dado o van a dar tremendos problemas y sin dientes. En caso de que se pusieran definitivos, si se rompían los tratamientos no se hacían cargo.
¿Qué hacían los dueños de iDental? Se metían el dinero de los pacientes en el bolsillo saqueando las arcas de su propia empresa y casi no pagaban a nadie ni gastaban dinero en los tratamientos de sus pacientes. Y los pacientes según se entiende de algunas quejas que he leído en redes sociales iban a la clínica de iDental y reclamaban que se finalizara su tratamiento y lo que recibían eran largas y más largas.
Para que el modelo se mantuviese la única forma de seguir es hacer que la bola crezca. Abrir más centros, embaucar a más incautos y confiar en que ninguna administración haga preguntas. Algo que ocurrió. Pero cuando el crecimiento se empieza a relantizar y llevas un tiempo descapitalizando a tu propia empresa la cosa corre riesgo de reventar por algún lado. Así que toca vender la empresa y que otro "se coma el marrón". Ese otro va a ser Weston Hill.
Si engañas a muchos incautos y los desdentas parece ser que al Ministerio de Sanidad le importa entre poco y nada. Mientras no se te mueran los pacientes la cosa parece que es aceptable. El sujeto al que entrevistan en Informe Semanal representando al Ministerio de Sanidad dice que se harán cargo de los casos más graves como hemorragias y demás pero que no se harán cargo de completar los tratamientos. Parece ser que para ese señor que la gente no tenga dientes y se alimente a base de sopas y puré no es grave. Lo que sí que hace que la administración pública se mueva es andar fastidiando con el dinero de Bankia y estafando a dicha entidad bancaria. Con el dinero de los políticos no se juega y Weston Hill parece que si que lo hizo.
Weston Hill eran otros "artistas" que parece que querían seguir haciendo lo mismo, tratar de embaucar a gente y descapitalizar a iDental pero como tenían que pagar ciertas cosas para hacer que la rueda funcionase por un tiempo parece ser que engañaron a Bankia para que les diera créditos y poder quedarse con el dinero y quebrar a iDental, parece un timo tipo "papel pelota" pero más rebuscado. Finalmente lograron sus objetivos, la maltrecha iDental quebró dejando a pacientes con financiaciones que pagar y tratamientos sin acabar, es decir, sin dinero y sin dientes. Dejaron a trabajadores con nóminas sin cobrar y a proveedores con facturas sin abonar y a entidades de crédito con impagos.
Lo triste de todo esto es que no aprendemos en España. Los dentistas vienen avisando de estas cosas desde hace años pero nadie escucha al otro lado del teléfono. El público en general y los políticos en particular lo ven como un gremio que quiere proteger sus privilegios (que son ninguno porque se aplica la libertad absoluta) y quieren echar a la competencia de las empresas dentales grandes que se han formado. Y sólo se actúa con firmeza cuando se toca el dinero. De nada importa la ética profesional, el no hacer tratamientos innecesarios o directamente dañinos para la salud de los pacientes, pero cuando se toca el dinero de la administración eso ya no es como escupir en la acera, entonces van a por tí. No os olvidéis que a por la cúpula de Vitaldent solo se fue cuando Hacienda descubrió que les habían estado engañando durante años.

Después de ver el reportaje de Informe Semanal mis conclusiones son:
1. Que al gobierno central y las administraciones autonómicas les importa más bien poco que haya gente que tiene que comer purés como única forma de alimentación. Con que no se mueran van bien.
2. Que a la administración le preocupa lo mismo que el anterior punto el control a nivel sanitario de cualquier desgraciado que quiera volver a hacer salvajadas con sus pacientes a “precios baratos”. Que hay libertad de mercado total y que en ese aspecto no se comete ilegalidad. Que la ética y el código deontológico a la administración le importan un bledo.
3. Que a la administración pública parece que si que le importa mucho todo lo concerniente al dinero desviado de los tratamientos de iDental. Los pacientes poco, pero el dinero mucho.
4. Que a la administración le importa poco lo que diga el Consejo General de dentistas y que la televisión pública no da mucha importancia a lo que el presidente del Consejo. Los dentistas cuando abogamos por la calidad asistencial y la ética profesional lo hacemos porque después se nos va a pedir que arreglemos el desaguisado y mejor prevenir que curar. Pero para los políticos la libertad absoluta de mercado y la defensa de la libre competencia para los dentistas es sagrada. No somos como los taxistas que bloqueamos las calles de las ciudades, así que nos la ondulen...
5. Que esto se repetirá. Ya hemos tenido caso cierres en clínicas de Vitaldent, Caredent y cierre total de Funnydent e iDental. Hace 3 años me preguntaba en este mismo blog quién seguiría a los 3 primeros. Ya hemos tenido un cuarto representante de esta lista de la ignominia profesional y seguro que otros le seguirán. Algunos serán más finos y otros más burdos. Pero habrá más cadenas que cerrarán total o parcialmente y dejarán a muchos pacientes tirados.
¿Algún día aprenderemos en España?

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Ver Entradas Antiguas...
/