Los dentistas y el Coronavirus

Hola a todos, después de un año entero sin escribir en el blog por una absoluta falta de tiempo hoy yo y casi todos tenemos el tiempo de leer.
Porque el confinamiento por el coronavirus ha aparecido como una realidad de nuestras vidas. Y aquellos que pensaban que sólo les iba a tocar a los chinos, por ser chinos, y después a los asiáticos, pero sólo a ellos, y después a los italianos, pero es porque son un poco desastre; todos estaban equivocados o estábamos en menor o mayor medida. Finalmente tocó a los españoles. Y si no eres español y me estás leyendo y no eres de los países nombrados, en algún momento temprano te va a tocar.
Los dentistas de España hemos cerrado nuestras consultas, a pesar de que el gobierno de España nos ha dicho que podemos permanecer abiertos. Los colegios de dentistas y el Consejo General de Dentistas nos han recomendado solo atender urgencias y con muchas precauciones.
Yo cerré prácticamente el viernes (vi a una sola persona y había anulado el resto de mi agenda) y desde el lunes solo atendemos urgencias porque no queremos convertirnos en lugares de diseminación de la infección por coronavirus. ¿Y qué son urgencias? Hace ya unos años escribí una entrada sobre el tema.
Pero si no queréis leer la entrada previa que es más amplia tocando muchas otras situaciones, voy a ceñirme a lo que son urgencias dentales reales durante estos días en los que deberíamos estar confinados en casa o como mucho algunos ir al trabajo y después a casa.

Las urgencias son: traumatismos dentales y fracturas de dientes (golpes que rompen o mueven dientes o fracturas por comer cosas duras por ejemplo), flemones (infecciones que supuran y se inflaman) y dolores intensos que no cesan con analgésicos y poco más.

Si has sufrido un traumatismo dental lo primero que tienes que hacer es tener en tu movil la aplicación de movil ToothSos, es información muy buena y debería tenerla cualquier persona con hijos pequeños. Y debeis llamar al dentista en menos de 15 minutos, es importante que os atiendan rápido. Si por ejemplo habéis mordido algo duro y se os ha roto un diente hasta la ráiz es otra posibilidad. Esto es una urgencia de verdad.
Los flemones o abscesos son infecciones que pueden ser de origen dental por una caries que ha producido la muerte del "nervio" dentro del diente o bien infecciones en la encía (absceso periodontal). Se produce una inflamación que puede ser bastante escandalosa en algunos casos y requieren de tratamiento dental siempre, en algunos casos hay que prescribir antibióticos. Pero hay que ir al dentista sin dudar. 
Finalmente los dolores que pueden tener distintos orígenes y que sean continuos, que apenas se calman con analgésicos y que pueden despertar al paciente por la noche son urgencias reales.

Después hay problemas como que unas fundas (coronas) provisionales se hayan soltado (descementado) y que no pueda comer. Eso se soluciona fácilmente y para uno de los pocos placeres que nos van a quedar... Pero ojo, lo que aquí también importa es la responsabilidad del paciente, si esos provisionales que eran para 3 meses llevan puestos 2 años de urgencia tiene más bien poco.

El resto, NO LO SON. Y que se le rompa una esquina pequeña de un diente, o una funda o corona no es urgencia. Y revisar la ortodoncia del niño, lo siento, no es urgente. Y poner la funda del implante no es urgente, lleva usted 2 o 3 meses sin ella por lo menos. Y si el provisional que le pusieron hace meses se rompió y ahora decide que es importante, pues no, no es urgente. Que se me mueve la prótesis un poco, pues tampoco. Y por supuesto si es usted mayor de 70 años, o tiene enfermedades crónicas o está inmunodeprimido con más razón no debe venir si no es imprescindible. El 90% de la gente entenderá este mensaje como obvio, pero siempre hay despistados.

Además las clínicas dentales no son el entorno ideal en este momento porque no disponemos de los medios ideales de control de contaminación cruzada por coronavirus. Esos medios, que son escasos, deben estar ahora mismo en manos de los facultativos que se encargan de controlar esta crisis, que no son otros que los médicos, enfermeras, auxiliares de enfermería y demás personal que trabaja en los hospitales.

Dentro de poco todo habrá vuelto a la normalidad y podremos volver a ir al dentista, a revisarnos las gafas, a nuestro fisioterapeuta a que nos deje la espalda bien, al salón de belleza, a probarnos la ropa para el verano, a tomar una cerveza con los amigos (de modo presencial y no virtual) y demás.

Os deseo lo mejor a todos,
Jon Gurrea


Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Ver Entradas Antiguas...
/